Blog

Es el síndrome de la madre soltera

Cuando los niños crecen, los grandes no nos damos cuenta; es triste la realidad que nos absorbe cuando frente a situaciones que nos sacan de la rutina, nos hace detenernos y volver a mirar, y en esa segunda mirada te das cuenta que te perdiste la forma en la que creció.

Recuerdo intentar ser buena madre con mi hijo, recuerdo encontrar formas diferentes de crianza para hacerlo mejor que en mi generación, recuerdo estudiar, investigar y poner en práctica diferentes estrategias; pero no logro recordar como vivimos cada año, como superamos situaciones o nos disfrutamos.

Soy como una más en busca de cumplir las expectativas sociales, en busca de darle lo mejor a mi hijo y llenarlo de recursos para cuando sea grande. 

Me dediqué, parece, a criar a mi hijo en el futuro.

Siento tristeza y a la vez espanto; las carreras para cubrir obligaciones, la vida propia que no es tan propia, las renuncias, los desvelos, las angustias, carecen de valor o importancia, cuando se piensa…..en qué me equivoque?